Twitch Plays Pokemon: el experimento sociológico de los mil monos

La magia de los números infinitos. Si tenemos un mono aporreando durante un tiempo infinito una máquina de escribir, en un momento dado puede llegar a escribir cualquier texto, incluyendo cualquier novela. El Sr. Burns en los Simpson no tenía tanto tiempo, así que empleaba a mil monos para escribir la mejor novela de todos los tiempos. Algo así es lo que estamos viviendo con Twitch Plays Pokemon, un fenómeno que sin duda llegará ser una de esas cosas curiosidades a recordar de 2014.

Jugar a Pokémon Rojo, aquel juego de Game Boy que apareció en 1996 en Japón (y en 1999 por aquí), ese sencillo reto es con el que surgió Twitch Plays Pokemon y que no resulta tan sencillo cuando tienes que compartir partida con decenas de miles de personas pulsando botones al mismo tiempo. Completar un juego de sobra conocido no debería ser un problema, pero lo es cuando cada acción de un jugador se ve contrarrestada por la de otro y el personaje termina dando vueltas por el mapeado abriendo y cerrando el menú de juego. Completar un juego así parece imposible, especialmente cuando hay partes en las que resolver puzzles o cuando un ejército de Zubats te acosan en la oscuridad. Y aún así ha sido posible terminar el juego en algo más de 16 días de partida ininterrumpida, pasando a continuación a Pokémon Cristal.

Twitch Plays PokemonPero lo curioso de la cuestión e interesante experimento sociológico es el que surgió cuando debido a la aleatoriedad de los comandos hubo que implementar una nueva forma de jugar denominada «democracia». Esta aleatoriedad se producía (y sigue produciendo) debido a que al realizar una acción y enviarla, se envía con un retraso sobre la señal de vídeo que el usuario recibe (lo que la hace ya de por si incorrecta) y se añade a una cola de acciones que están enviando otros usuarios (lo que la hace aún más incorrecta). Esto producía la imposibilidad de completar algunas zonas sin ser desesperante, de ahí la similitud con el mono aporreando la máquina de escribir aleatoriamente. Si, en algún momento se podría superar la situación, pero solo sabemos que podría pasar un tiempo infinito hasta que esto ocurriera y no somos tan pacientes. Es en ese momento en el que se añadió la posibilidad de mediante votaciones pasar de un estado de anarquía a otro de democracia y viceversa, de forma que en el estado de anarquía todos los comandos se ejecutaban en orden y en democracia era necesario votar durante un tiempo el próximo paso, siendo mucho más lento y seguro.

Es aquí donde quería llegar. Lo lógico sería pensar que con el modo de democracia todo estaría solucionado y el juego podría avanzar de forma firme y segura ¿no? De hecho, el modo anarquía ya no tendría ningún sentido en ese escenario. Pero es ahí donde el ser humano nos demuestra como se comporta y como siempre intenta, por simple diversión, esforzarse más en obstaculizar a sus iguales que trabajar en equipo por conseguir iun objetivo. Un objetivo que siendo Pokémon Rojo un juego de sobra conocido debería estar claro para todos y donde nadie dudaría en el camino a seguir: completar el juego. Pero el ser humano no deja de asombrarnos y resultó que los periodos de democracia se volvieron peligrosos mientras que en los de anarquía, a pesar del caos dominante y gente igualmente con malas intenciones, el juego era más seguro.

Cada vez que el juego entraba en modo democracia los jugadores veían horrorizados como se intentaba sabotear el juego, llegando en ocasiones a hacerlo y en algunas de ellas evitando la catástrofe por diferencias de un solo voto. En cada periodo de democracia se intentaba liberar a los pokémon más fuertes del equipo, lo que podría suponer en algunos casos resultar muy dificil seguir jugando (llegados a un extremo podría suponer el no poder seguir jugando). Sabemos que siempre tiene que haber un gracioso o alguien que tenga que ir contracorriente, pero resulta curioso como cuando el objetivo es tan claro y universal, tanta gente trate de sabotearlo en un sistema democrático, haciendo el completo caos y anarquía, el sistema reglado por mil monos aporreando una máquina de escribir, resulte más fiable, seguro y capaz de conseguir algo.

Sabiamos desde hace tiempo que Internet estaba lleno de los llamados trolls, pero creo que nunca se había podido cuantificar hasta que punto la sociedad que llena Internet, que está a diario en las redes sociales, foros y juegos online estaba llena de este comportamiento que busca destruir los esfuerzos de otros por conseguir un objetivo en lugar de sumarse a hacerlo. Por supuesto, siempre es mucho mejor que este comportamiento se quede en el mundo virtual, pero… ¿os imagináis que el mundo real fuese así a diario?

 

Twitch Plays Pokemon puede seguirse (¡y jugarse!) desde la web de Twitch, el popular servicio de streaming: enlace

5 Respuestas

  1. Lint dice:

    Qué interesante, buen artículo!

  2. SAeNcSA dice:

    Y creo que en uno de esos momentos de democracia fue cuando liberaron a Chorizor.. xDDD El mundo está lleno de trolls xDDD

    Enhorabuena por tu nuevo blog!

  3. Crono dice:

    Twitch plays Tekken Tag 2… ¡Yo lo veo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.