Gurren Lagann, cuando el anime se vuelve filosófico

Lo he vuelto a hacer. Cada pocos años es algo obligado en mí y diría que es casi terapéutico. He vuelto a ver Tengen Toppa Gurren Lagann (Gainax, 2007).

Gurren Lagann Kamina

“¿Quién diablos te crees que soy?” – Kamina

Gurren Lagann es uno de esos animes desconocidos, pero considerado uno de los mejores de la historia por aquellos que lo han visto. Gainax no es un estudio cuya obra sea pobre, son los creadores de series atemporales como Neon Genesis Evangelion o FLCL. Quizás sea porque Gurren Lagann no solo es un anime alocado con mechas, grandes despropósitos y chicas espectaculares. Gurren Lagann es un modo de vida, o al menos una forma de tomarse la vida. Es la mayor oda al “hay que echarle huevos” y a lo que un hombre y la masculinidad debe ser. Y aunque en la serie los hombres cumplen todo el arquetipo de héroes y las mujeres están sexualizadas, aún así ellas son las primeras que cumplen con esa premisa de superación personal. Y por todo eso Gurren Lagann es una total inspiración.

Gurren Lagann Kamina Simon

“Cree en ti mismo. No en el mi que cree en ti. No en el tú que cree en mi. Cree el tú que Cree en ti mismo” – Kamina

La historia

La historia de Gurren Lagann es la de Simon y Kamina. Los dos viven en una aldea subterránea en la que se cree que no hay nada más y que la “superficie” es solo un mito. Kamina, lider de la brigada Gurren, es un rebelde alborotador (y un poco macarra) mientras que Simon es un tranquilo excavador que trabaja para expandir la aldea.

Un día todo cambia tras derrumbarse el techo de la aldea y aparecer una “cara” gigante: un gunmen (mechas pilotados por hombres bestia con el fin de acabar con los humanos), seguido por Yoko (una chica de la superficie) y el descubrimiento de Lagann (un pequeño gunmen que Simon desentierra). Así, Simon y Kamina llegan a la superficie y comienzan su lucha contra los hombres bestia, encendiendo una revolución que lleva a los humanos a robar gunmens y utilizarlos para acabar con el sometimiento al que se enfrentan… pero eso solo es la punta del iceberg.

En Gurren Lagann todo va siempre a más. Siempre todo es más exagerado, un enemigo más grande y un poder mayor que despertar para enfrentarse a él. Y ese trasfondo es lo que lo hace especial: Gurren Lagann es la metáfora del movimiento, de avanzar en la vida y no dejar que ningún obstáculo se interponga en el camino de uno mismo. Es la oda a la humanidad y lo que un individuo puede conseguir si se lo propone. Y más importante aún, lo que ese individuo puede influir en los demás.

Y aunque la historia también trata del peligro de lo que la humanidad puede conllevar con sus actos. También muestra que es la propia humanidad la que puede cuidad de que sus actos vayan en la buena dirección.

Gurren Lagann Simon

“¡Mi taladro perforará los cielos! ¡Aunque esté cavando mi propia tumba, seguiré adelante! ¡Porque si puedo atravesarlo, esa será mi victoria! ¿Quién diablos te crees que soy? Soy Simon. No Kamina. ¡Soy yo! ¡Simon el Excavador!” – Simon

Los personajes

Kamina es seguro y decidido. Descerebrado y valiente. Pero sobre todo confía en Simon y es sobre esa confianza en la que basa la suya propia.

Simon es inseguro, miedoso, callado y necesitado del afecto de otros. Pero es la sombra de Kamina y la confianza que le inspira la que hace que olvide todo eso y se convierta en algo totalmente diferente. Pero en un punto del anime del que no daré detalles, Simon cambia y se encuentra perdido y solo, sin ser capaz de hacer nada. Ignorado por todos y asustado.

Lo genial de la historia y la genial filosofía que transmite es que la fuerza no viene de fuera ¿es Simon fuerte por Kamina? ¿realmente Kamina es tan seguro? Para nada, Kamina también tiene preocupaciones y miedos, y es Simon quien le inspira confianza. Es por ello que cuando Simon saca su mayor fuerza es cuando empieza a creer en si mismo y en lo que es capaz de hacer, paso a paso. Siempre avanzando hacia adelante, nunca mirando atrás. Y da igual a dónde le lleve, eso no le detiene.

Es entonces, cuando Simon confía en si mismo, cuando se convierte en lo mismo que Kamina: una inspiración para otros. Y es esa inspiración que despierta en la gente a su alrededor la que se extiende entre todos y les hace confiar a su vez en si mismos y no dejar de avanzar, no solo individualmente, sino como grupo. Esa forma de ser de la brigada Dai-Gurren, de Kamina, de Simon, es lo que resulta filosófico y una genial forma de ver la vida como personas: a veces necesitamos seguir la estela de otro para avanzar, pero la verdadera fuerza viene de la confianza en uno mismo, y ese espíritu es el que sirve para que otros sigan nuestros pasos.

Gurren Lagann

“Todas las luces en el cielo son estrellas” – Simon

Una forma de vida

Solo concluir que Gurren Lagann tiene mucho más. Tiene momentos divertidos, el típico episodio en los baños calientes, romances, momentos tristes, robots gigantes, robots inmensamente gigantes, más situaciones tristes y, sobre todo, escenas épicas. Pero detrás siempre está la superación, el ir a más y el “echarle huevos”.

Si la habéis visto, sabéis de lo que hablo (volved a verla, siempre es buen momento). Si no la habéis visto, debéis. En España existen dos películas distribuidas por Selecta Visión, pero solo recomendaría las películas para un revisionado rápido de la historia (también existe el manga, pero ocurre lo mismo que con las películas). Si queréis disfrutar de Gurren Lagann y todo lo que transmite lo mejor es ver la serie original, son únicamente 27 episodios (y uno de ellos es de resumen).

Gurren Lagann

Además, la banda sonora es genial.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.